Arte a domicilio

Lunes, 18 de abril de 2016

Pinto para los amigos. Para aquellos a los que les puede hacer ilusión. Así, de esta guisa, me planté en casa de unos buenos amigos hace poco. Hacía tiempo que me habían pedido algo. Aseguran que les gustó e incluso me dieron de comer. Todo en orden. Todo bien.

 Pintura a domicilio

La responsabilidad

Lunes, 23 de marzo de 2015

Un breve pero emocionante mensaje de una amiga. Breve pero intenso como un buen café. Una sola frase que resume la esencia de nuestro trabajo y anima a seguir adelante. Gracias.

La responsabilidad

Se cierra el círculo

Lunes, 16 de marzo de 2015

A veces me pregunto por qué pinto. Es una pregunta un poco absurda porque pintar, dibujar, es una expresión, una necesidad, una terapia... Es un montón de cosas. Voy acumulando obras, algunas mejores que otras pero todas responden a un momento, a un estado de ánimo, a unas ganas de experimentar y, sobre todo, de pasármelo bien. También tengo la costumbre de regalar algo de lo que hago. Normalmente, me aseguro de que a la persona le hará ilusión ya que de lo contrario no tiene ningún sentido. Cuando esto sucede, es como si se cerrara el círculo de la creación. Esto es lo que me sucedió con mi amigo Ernest. Le regalé una pintura porque es un buen amigo y tiene mucha sensibilidad para el arte. La sorpresa (agradable) fue comprobar que la ha enmarcado y la ha incorporado a su fantástica colección, algo que sin duda me supera. Fui a ver a mi (su) criatura. Y ahí estaba, orgullosa y digna, al lado de algunos consagrados. Por cosas así, vale la pena seguir pintando.

Quadres

El típico tío

Miércoles, 19 de noviembre de 2014

Con el que sales de fiesta, te lo pasas en grande y luego no te acuerdas de nada. Tu quedas "perjudicado" pero él más.

Pepe El Zombi

40 años y un día

Martes, 18 de noviembre de 2014

Pues Berto ha cumplido los cuarenta. Ahí está el tío como si nada. Según dijo: "no tiene mérito lo de cumplir años. Van llegando. Solo tienes que sobrevivir y vas cumpliendo". Hombre, vale, pero lo queríamos celebrar en el polígono del amor.

Por eso le regalé una de esas cosas que hago yo. Escogí una de las cientos de fotos que puedo llegar a tener del muchacho (es lo que tiene llevar siempre la cámara encima) y la combiné con una obra mía. Ya he dicho alguna vez que mi faceta artística, modesta pero intensa... casi obsesiva, tiene sentido cuando la regalo a los amigos. Y así fue.

Felicidades Berto.

40 años y un día