El fenómeno
Sílvia Pérez Cruz

Miércoles, 14 de septiembre de 2016

Sílvia Pérez cruz ya es, por derecho propio, una de las artistas más respetadas del país. La suya es una carrera ascendente, sostenida, construida a base de calidad, una personalidad arrebatadora y sobretodo de emoción. A ella le gusta mucho hablar de emoción como el gran objetivo, la gran recompensa. El motor que la lleva a todas partes. A ella y a todas las personas por difícil que se ponga la vida para muchos.

Emocionar con sus canciones, esa manera tan suya de entrar en un dulce trance que cautiva y enamora. Todo el mundo se enamora de ella. De su voz, su sonrisa, su modestia sincera. La de una chica que, siendo niña, empezó a cantar en tabernas con su añorado padre y que, ahora, llena teatros. No sabe muy bien qué es lo que ha pasado ni falta que le hace. Pero sigue y sigue. Y, encima, asume retos que la hacen más grande, más completa.

Ahora ha debutado en cine con "Cerca de tu casa", una peli valiente y necesaria sobre los desahucios, esa mancha vergonzosa en la historia social más reciente. Un director perseverante la convenció para que interpretara y cantara en esa peli. "Todavía no sé cómo lo he hecho", me contaba la otra noche en 'Late Motiv'. Pero lo ha hecho. Y lo ha hecho muy bien. También ha compuesto las canciones que ya son un disco, "Domus", que confirma lo que ya sabíamos: esta mujer es única, un género es sí misma. Cantó su canción y el público se puso en pie para ovacionarla. "Se han puesto de pie", le dije. "¡Sí!. ¿Pero eso no lo pedís vosotros?" . "No Sílvia, lo hacen porque quieren y no lo hacen muy a menudo". "Muchas gracias". Sonrió, hablamos de los hijos y se fue a su casa a descansar unas semanas antes de partir a México.

Sílvia Pérez Cruz

¡¡¡Muchachito!!!

Lunes, 25 de abril de 2016

Ahí está mi amigo Muchachito en plena forma. Brillante, potente, con un temazo de adelanto, "Tiré", que promete y mucho.

Jairo no da puntada sin hilo. Todo su trabajo, siempre, se nota pensado, energético, lleno de matices. Nunca baja la calidad. (El clip, por ejemplo, es de traca. Con un apuesta gráfica que nadie trabaja en España). Tengo ganas de que venga al programa y podamos hablar de todo eso. Solo recibirle, comprobar lo cariñoso y entregado que es, ya es un placer. Y, por supuesto, gozar verle cantando, con su traje, su sombrero, su ritmo, su sorna... ¡¡¡Viva Muchachito!!!

Nilsson

Miércoles, 17 de febrero de 2016

Posiblemente, esta sea mi canción favorita.

Imagino

Miércoles, 9 de diciembre de 2015

...que Lennon sigue aquí y nos dice (o nos canta) cuatro cosas bien dichas (o cantadas) a la cara (o al corazón).

Imagino

Imprescindible Puntí

Lunes, 2 de noviembre de 2015

El otro día, saliendo de la radio después otro inolvidable "Nadie Sabe Nada", me encontré con uno de mis ídolos. No pasa todos los días. Para mi, un ídolo es alguien al que admiras por su trabajo, por su personalidad artística, porque tienes la sensación de que es incomparable e irrepetible y disfrutas con todo lo que hace. Alguien imprescindible. Si lo piensas un poco, no hay tantos que respondan a este perfil y eso además de lógico, es bueno. El ídolo (mi ídolo) al que me encontré se llama Adrià Puntí. Estaba de promoción con su último disco y fue él quien vino a mi encuentro. Me regaló su trabajo y un libro. "Joder, pero si yo soy fan tuyo Adrià. Muchas gracias, de verdad". Me empeñé en que sonara creíble porque así es. Él, con esa timidez de serie, eludió un poco el halago y nos intercambiamos un abrazo. Poco más. No hace falta más. Conozco y admiro a Puntí desde siempre, desde Umpah-Pah y mira que ha llovido desde entonces.

Ya en sus inicios, detectabas que era especial, que escapaba a la norma y a las etiquetas, que tenía un mundo, una lírica y una voz con las que podría hacer lo que quisiera. Y eso es lo que ha hecho exactamente. Ha hecho lo que ha querido, cuando ha querido y como ha querido. Con sus desapariciones, sus vacíos, sus retornos, sus idas y sus venidas. Adrià Puntí es tan bueno que cuando no está se le echa de menos y cuando regresa se celebra. Como ahora, con su nueva colección de canciones arrancadas de su biografía, de su imaginario, de su poesía cotidiana. Un gran músico catalán me dijo en una ocasión: "Puntí es el mejor de todos nosotros. Solo tenemos que esperar a que tenga ganas de cantar y de actuar. Depende de él". Quizás tenga razón o no, ¡qué mas da! Puntí es Puntí y el hecho de que vuelva a estar en los escenarios debería hacernos brindar con aguardiente.

Adrià Puntí