Ya me quedo yo de guardia

Viernes, 6 de abril de 2012

Es imposible irse de vacaciones si tienes un programa que hacer a la vista. Muy a la vista. ¿Cuándo? Muy pronto. Como el 15 de Abril, por ejemplo. Vamos que no me iría tranquilo y, pensándolo bien, ya me he ido bastante. No quiero viajar más (durante un tiempo) porque prefiero acudir a nuestro queridísimo plató en el polígono industrial en Barcelona. Ha empezado la cuenta atrás. Hace unos días visité a los compañeros de "Número 1".
¡Qué envidia sana! Están a pocos metros de nosotros con lo que la calle desértica que nos acoge, acabará siendo la calle del espectáculo. Yo me quedo. A ver si sale el sol que lo dudo, o a ver si Mourinho sigue diciendo más tonterías. ¿Por qué contamina con sus chorradas la recta final de la Champions? Sigue en sus trece, denunciando (con esa poca habilidad que tiene), una ayuda arbitral al Barça, un plan conspiratorio organizado... ¡Venga hombre! Suena a preparación por si el Real Madrid pierde y esa no es la actitud. El Madrid tiene un equipazo y si llega a la final con el Barça, eso será para verlo.

Yo me quedo aquí, mirando de reojo las noticias económicas que cada día empeoran. ¿Parece imposible, no? ¡Pues se puede! Y, si no, para eso está Sarkozy que alerta a los franceses que si no le votan, les pasará como a Grecia y a España. ¡Hala, al mismo saco! Las precampañas tienen eso: dices lo que sea para no perder la poltrona. Y los mercados, esos entes oscuros que viven en un satélite dando vueltas a la tierra, venga a afilar su guadaña... Yo me quedo de guardia vigilando. Con una escopeta de mentira y un corcho en la punta. Apostado en mi terraza, escuchando la radio, dibujando a ratos, acabando un cuadro que tengo a medias con un amigo, alucinando con la vida, sacando fotos de gotas de lluvia, leyendo lo último de Ruíz Zafón que tendré el honor de presentar, ...

Iros, iros que ya veréis cuando volváis...

De guardia

El vandalismo

Lunes, 2 de abril de 2012

Mucho me temo que el vandalismo es inevitable. ¿Cómo vas a evitar que unos cuantos exaltados se camuflen entre casi 300.000 personas? El Ayuntamiento de Barcelona dice que son una minoría pero que no son pocos. Ahí ya me pierdo. ¿De qué estamos hablando? ¿De una "minoría significativa"? Sea como sea, está claro que no nos gusta ver nuestra ciudad con las huellas de los ataques, pero tampoco nos gusta la situación. La gente está muy cabreada, el horizonte se estrecha y las medidas del gobierno, además de duras, parecen sospechosas. Y de la sospecha a la rabia, por parte de los que ya no tienen nada que perder porque lo han perdido todo.

Ahora, más que nunca, hacen falta políticos que comuniquen con honestidad el rumbo inevitable de los cambios. Cambios, que deben afectar a TODOS. No necesitamos líderes paternalistas, ni que nos peguen la bronca. Necesitamos líderes con ideas claras y espíritu conciliador. ¿Conocen alguno?

El vandalismo

Los cantautores

Domingo, 25 de marzo de 2012

El mundo mal llamado "moderno" se ha encargado de arrinconar injustamente a los cantautores. Esa gente que en los momentos más jodidos, cantaron lo que muchos pensaban, altavoces con piernas, sensibilidad, crítica, sentido común poesía. ¡Como si ahora los tiempos no fueran jodidos!

Las modas (¿quién diablos sabrá lo que son?) han llevado la música a territorios puramente estéticos, vacíos de contenidos y altamente cuestionables. Por eso, resulta reconfortante este video, donde se reivindica la figura de Luís Pastor (por favor escuchen la letra) a través de más de cien profesionales de la cultura. Es un trabajo de Lucía Alvarez y Lourdes Guerra. Doméstico, urgente, dando la cara... Felicidades.

Aforismos de urgencias

Miércoles, 21 de marzo de 2012

Una persona decide pegar en el cristal trasero de su coche, un par de sentencias, de aforismos, como si necesitara difundir ese mensaje. Para esta persona, no era suficiente haber descubierto las frases, sino que quería que todo el mundo las conociera.

Si las analizas solo un poco, te das cuenta que son las frases seleccionadas por alguien cabreado con el sistema (la justicia y la política). Es como si estuviera avisando de algo, una amenaza velada, un reflejo del malestar general. Esto es márqueting unipersonal (y en movimiento). Lo demás son tonterías.

Aforismos de urgencias

La manzana del deseo

Lunes, 19 de marzo de 2012

No tengo ninguna prueba, pero estoy convencido de que esos tipos que esperan días a las puertas de las tiendas Apple para adquirir el último producto, los pone la misma compañía.

No hay una campaña de márqueting mejor. Apple basa parte de su encanto en el deseo, en el ansia, en la sensación (solo es una sensación) de plenitud que otorga tener "lo último".

Y lo último siempre se queda antiguo. Cuando ya estás satisfecho y tienes tu dosis, se sacan de la manga una nueva versión y así vuelve el ansia y sus beneficios. Me quito el sombrero. En plena fiebre consumista con centenares de marcas buenísimas, ellos a lo suyo.

Ahora han sacado el iPad 3 pero lo llaman iPad. Sigue sin poder dibujarse bien, no acaba de ser un portátil aunque ya se le acerca, pero todo eso no importa nada. Dentro de un año sacarán otro que habrá mejorado al actual. "Ya lo tienen, pero no lo quieren sacar", solemos conspirar. Eric Ladd, el de la foto, pasó treinta y seis horas a las puertas de la tienda en New York para conseguirlo. Pagando, claro.

Pensé en Apple durante el último congreso mundial de telefonía celebrado en Barcelona. Ellos no estaban y a mi me extrañó. Todos los mejores fabricantes del planeta, menos los autores del iPhone. No solo eso: en mitad del congreso, lanzaron una nota de prensa anunciando un importante evento para dentro de unas semanas. ¿Por qué? Calculada estrategia otra vez. Ellos se montan sus eventos. Si te portas bien, te invitan. Y, si no, a hacer cola como el de la foto, a "desear" y a formar parte del club. Saben que tienen un producto diferente, que marcan tendencia y que van destacados, así que actúan en consecuencia.

Está por ver si los sucesores de Steve Jobs van a saber mantener este estilo de singularidad, misterio calculado, innovación y elitismo asequible. Yo, por mi parte, voy a sumergirme en el mundo Android donde tampoco nadie regala nada. Nadie regala nada en ningún lado y casi no hablo por teléfono pero ahí estoy... pillado como todos.

La manzana del deseo