Pasarlo bien

Viernes, 14 de septiembre de 2007

Los de laSexta presentamos nuestra programación el pasado jueves en Madrid. Fue uno de los actos institucionales más divertidos que recuerdo. Ustedes pensarán que estoy implicado y es cierto. Pero es que, además, fue divertido, fresco, nuevo y respiró una camaradería y un compañerismo fuera de lo común. Y se de lo que hablo, porque ya he pasado por varias "escuderías", a lo largo de mi carrera. Si cogen la prensa, apenas encontrarán una reseña que defina con exactitud y visión panorámica la oferta de la cadena. Es normal. Cada grupo de comunicación apoya a los suyos. Bueno, muy normal no es porque si tú eres un lector sin filiación y quieres saber las cosas como son, pues tienes que irte a los digitales y no a todos. En fin. Es lo que hay. Pero esta irregularidad no empaña mi sensación confirmada en el acto del jueves.
Equipo Bfn En esta cadena hay ganas, cariño por la tele, libertad, ilusión de primerizos con veteranía y una confortable ausencia de horizontes o listones que limitan y presionan. "La vamos a liar", suele repetir uno de los directivos. Y a mí, que quieren que les diga, me encanta liarla. Repasen un poco las caras. ¡Molan! En esta cadena no hay impostación, ni esclavismo estético y editorial. Cada uno a lo suyo, como debe ser. Y encima hay más cómicos por metro cuadrado que en cualquier otra cadena. Y dan fútbol y baloncesto. Y series de culto después de lo nuestro y Wyoming que es un lujo en sí mismo.

Ya quedan pocas horas para el estreno. Creo que hemos hecho los deberes. El equipo trabaja a todo gas desde hace muchos días y lo que de verdad tenemos ganas es de empezar de nuevo o de continuar que viene a ser lo mismo. Nos sentimos observados, pero eso nos llena de responsabilidad y autoestima. Nada de nervios. Sólo los justos y necesarios para sentirnos vivos.

Nota : Eva González me está diciendo : "Pareces de cera" ¿Qué querrá decir?

Cosas buenas y cosas malas

Lunes, 3 de septiembre de 2007

El mes de septiembre ya enseña su pequeña cabeza, para recordarnos que el iceberg de la temporada viene hacia nosotros. Se trata de subirse a él y navegar los próximos diez meses. Ya sabemos lo que le pasó al Titánic, así que podemos tomar medidas de precaución y disfrutar del viaje. El jueves pasado me senté en la nueva mesa, del nuevo plató, del nuevo programa. Algo así como un ritual. Miré la grada vacía y me pareció ver a los cientos de personas que cada noche van a llenarla. Gente buena, con ganas de reírse. En estos momentos, tengo un grano en el labio superior (a mi edad) que se ha hinchado a lo Carmen de Mairena y/o Rambo. Queda, incluso, un poco sexy. Todo el día haciendo morritos. Me miran y se descojonan (más).

Me pidieron una foto (la número tres millones) en un aeropuerto. Estaba cansado. Me disculpé con educación y el solicitante me lanzó: "Pues no te voy a ver más". Al salir de la terminal, un coche se detuvo a mi lado y me dijo "Eres el Rey". Así es la popularidad. Ni una cosa, ni la otra. La popularidad es exceso, lo primero que se te pasa por la cabeza. Falta de respeto y elogio desmesurado. Buena y mala. O sabes digerirla o te come ella.

Hoy empieza el Europeo de baloncesto. Eso es bueno. Yo voy con los de Gasol, porque transmiten emoción, piña, entrega y buen rollo. Si puedo, me escaparé a verlos. Lo de laSexta y, que yo sepa, no hay ningún contencioso con Audiovisual Sport. !Vaya lío con lo de la liga! No entiendo nada.

Nota: La mítica Valentina de "Los chiripitiflaúticos" decía en una entrevista: "La lucha por la audiencia, mata la ilusión". !Qué gran verdad!

Calentando motores

Miércoles, 22 de agosto de 2007

Ya están construyendo e instalando el nuevo plató. Nuestra nueva casa. Cambiamos para seguir siendo los mismos. Quizás un poco más veteranos, pero con la ilusión de siempre o más. Hace unos días pensaba en los gloriosos años de la radio. La imaginación nos salía por las orejas e intentábamos que quedara reflejada en dos horas de programa diario. Aquel era nuestro mundo y nos emocionaba saber que había un montón de gente que viajaba con nosotros. Me he sentido muy orgulloso cuando he recordado aquella época y ahora, las vibraciones son parecidas. No tenemos nada que perder y mucho que disfrutar. Poco a poco van llegando los miembros del equipo. Los primeros compases de la banda se pueden escuchar en el vídeo "Preparativos":


Aquí, en la isla, ya cae algún aguacero que es la manera mas elegante que tiene la naturaleza de decirnos que ya va siendo hora que empecemos a marcharnos. El calendario es inexorable. Empieza una lenta pero constante cuenta atrás. Me parece escuchar la banda...

Nou Buenafuente

Ya estamos en casa

Viernes, 27 de julio de 2007

Ya estamos en la cadena que nos ha querido y resulta que esa cadena es la que nos gusta a nosotros. Perfecto. Estamos en laSexta. La sensación es de que estamos en casa. Una cadena que vimos nacer y de la que participamos en el emocionante reto de su nacimiento.
La cadena conserva ese aroma de juventud, de reto, de diversión, de pulso a lo establecido y previsible. Y, por encima de todo, está cargada de futuro. ¿Cómo no vamos a estar a gusto en ella? Que somos accionistas... Sí y a mucha honra. Decía José Miguel Contreras, que ni en el mejor de los sueños podía imaginar nuestro fichaje. Gracias. Lo mismo digo. Ni en el mejor de los sueños, un humilde humorista de Reus, sin estudios, podía imaginar que formaría parte de una cadena de televisión por dentro y por fuera. En su corazón y en su escaparate. Dando la cara. Este humorista se siente querido, respetado y acompañado. Un buen amigo e ilustre presentador me dijo: "Hagas lo que hagas, sé coherente contigo mismo". Pues creo que eso es lo que he hecho Matías.

He llegado a la isla después de una multitudinaria rueda de prensa en La Casa de América. Ha sido un encuentro intenso y con mucha "verdad". A estas alturas de la película, solo digo la verdad. Sin moralinas, ni nada de eso. Lo que digo es lo que pienso. El mejor resumen de lo sucedido lo ha dado, en mi opinión vertele.com

Otros medios se empeñan en repasar la audiencia desde el principio de los tiempos (cuando todavía no existían ni laSexta, ni Cuatro). ¡Qué pesados y qué poco me conocen!
¿De verdad creen que un programa de 303 ediciones, con más de 130 profesionales, depende de la audiencia? No en nuestro caso. Estamos hablando de emoción, de vocación, de una manera de entender la vida. Por eso no nos hemos doblegado a la pretensión de reconvertir el formato en un semanal. No. "Buenafuente" está más en forma que nunca, cogiendo carrerilla, preparándose para sorprender de nuevo, esperando ese momento mágico en el que la banda toca las primeras notas de la sintonía y el mundo, %u2014solo durante una hora%u2014 parece algo mejor. Por eso hago televisión. Por eso hemos ido a laSexta. Lo mejor está por llegar.
Les espero.
Buenafuente en laSexta

31 grados

Martes, 24 de julio de 2007

Dejo mi aislamiento por unas horas y paso por Barcelona, camino de Madrid. Se acerca la noticia que todos estamos esperando: la continuidad de nuestro programa en otra cadena. Ya quedan pocas horas... Mientras tanto, la ciudad se achicharra y se apaga. Pero se apaga de verdad, porque se ha ido la luz y se ha quedado a oscuras. Un pedazo de avería de esas que les gusta a los periodistas. La radio vuelve a jugar un papel importante y va informando de lo que sucede. Mejor eso, que quedarse una hora colgado al teléfono de Fecsa Endesa que , como es habitual, indica que "espera que todo se solucione en breve". Lo mismo que dijo Kofi Annan, cuando dejo la ONU. Los apagones, dejan siempre en bragas a la modernidad. De repente recordamos nuestra vulnerabilidad y empezamos a buscar velas por todos los cajones. Y ya sabemos que en los cajones, suele haber de todo menos velas.

Yo, por si acaso, me he quedado en casa toda la mañana aplatanado. Compruebo que los de el jueves ya tienen operativa la web que había sido silenciada. La portada es cojonuda: Leticia de flor y Felipe de abeja apunto de fertilizarla. Punto y final para la polémica y las ventas de la revista que, a buen seguro, se van a disparar. Dicen que hasta se subasta la portada "maldita" en el e-bay. Si quieres dar importancia a algo, prohíbelo.

Me cruzo con un tío por el paseo de Gracia que me pregunta con complicidad: ¿Qué tal el ocho? ¡El ocho! Como soy muy educado, le digo que bien, muy bien. La verdad es que me gusta el número, pero desconocía que eso era de dominio común. La ciudad es más mestiza que nunca. Barcelona ya es , en toda regla, un destino turístico de primer orden. A mi eso me gusta. Siento algo parecido al orgullo. Orgullo de ciudad. Cuando veo que un turista consulta un mapa, pienso que se siente atraído por algo que yo quiero y, eso, no deja de ser bueno. ¿Se puede querer a una ciudad? Pues sí. La ciudad como escenario silencioso. Como el decorado de nuestras vidas.

Me he comprado Rayuela de Cortázar para saborearla en las tardes sofocantes. Me he leído "Plataforma" y la verdad es que me ha decepcionado un poco. Compro papel. Hay muchas cartas por escribir y todavía más dibujos por nacer.