La perseverancia

Martes, 7 de agosto de 2012

"Perseverancia" suena como a palabra antigua, con un cierto tono rancio. Pero si le quitamos las resonancias de manual de conducta y la ponemos a todo color, bien podría definir esta fotografía. La caña se abre paso otra vez, sin ninguna ayuda y con todas las condiciones aparentemente en contra. El terreno es arenoso, pobre, salpicado de hojarasca y algunos brotes más secos que verdes. Pero nada de todo eso ha mermado su moral.

Pensó: "Mejor, más sitio para mí sola. Voy a ser la reina del lugar". Perseveró y ahí está, desafiándolo todo, resquebrajando la tierra como una planta impetuosa de cuento infantil que quisiera llegar hasta el cielo. La vida siempre se abre camino.

"Fotodiario" en El Periódico

La perseverancia

Otro póster

Viernes, 3 de agosto de 2012

Poster Visit Spain

Póster

Miércoles, 1 de agosto de 2012

He pensado este póster.

Poster Rajoy

Deporte de riesgo

Miércoles, 25 de julio de 2012

La cosa se está poniendo cada día más oscura, y con esto no descubro nada. Muchas de las cosas que ayer creíamos no necesitar hoy pueden significar un sueldo. O algo parecido. Ahí está el cartón como símbolo supremo del buscarse la vida. Claro que también supone un riesgo.

El hombre (del que solo vemos la mitad) que escarba en el contenedor del ayuntamiento me heló el corazón por unos segundos. ¿Era un hombre o un maniquí? Hasta que no vi que movía las piernas no me quedé tranquilo. Esto sí que es riesgo, aunque me temo que no tiene nada de deporte. Me pregunto qué grado de interés tendrá este señor por estos Juegos Olímpicos que "paralizan el planeta". Diría que el interés es bajo, por no decir nulo.

"Fotodiario" en El Periódico

Deporte de riesgo

Perder la cabeza
de tanto pensar

Miércoles, 18 de julio de 2012

Parece un hombre sin cabeza, pero es un hombre que piensa. O quizás ha dejado de hacerlo después de darle tantas vueltas a las cosas, a las mismas cosas de siempre, de las que un 90% escapan a nuestro control.

Los bancos han dejado de ser esos sitios donde nos daban duros a cuatro pesetas y creíamos financiar nuestra felicidad. Ahora son sitios vacíos donde sentar nuestro silencio y pensar nuestro próximo paso. Decía Emili Teixidor que la felicidad reside, también, en ignorar todo lo que no nos gusta y nos perjudica. Quizás si lo aplicáramos más, nos sentaríamos menos en los bancos.

"Fotodiario" en El Periódico

Perder la cabeza